Descripción:

Los cocos tienen
un surco a lo largo
de su circunferencia
que hace facilita su apertura al golpearlos con objeto afilado. Haga un agujero o martille un clavo (y luego retírelo) en cada una de las 2 o 3 hendiduras oscuras en uno de los extremos. Drene el jugo del coco. Si el jugo no sale, haga un hoyo en el otro extremo para permitir que entre el aire. Para obtener pedazos más pequeños envuelva firmemente una toalla alrededor del coco vacío y golpee unas veces más. Los trozos pequeños hacen que sea más fácil retirar la pulpa de la cáscara. Una vez que se ha rajado, ajuste con firmeza una toalla alrededor del coco vacío para que cuando se rompa no salgan los trozos volando. Golpee unas veces más para romper los trozos más grandes. Esto hace que sea más fácil separar la pulpa de la cáscara. Utilizando un cuchillo, extraiga la pulpa de la cáscara, con cuidado de no cortarse. La capa fina de la cáscara que se mantiene adherida a la mayoría de los trozos de pulpa puede ser raspada con un pelador de vegetales. Lave su pulpa de coco blanca e inmaculada y disfrútela.

Inf. nutricional
Tamaño de la porción 80g
Calorías: 283
Calorías de grasa: 224
Grasa total: 0,0g
Grasas saturadas: 24g
Grasas poliinsaturadas: 0,0g
Grasas monoinsaturadas: 0,0g
Colesterol: 0 mg
Sodio: 26mg
Total de carbohidratos: 12g
Fibra dietética: 7g
Potasio: 400mg
Azúcares: 5g
Proteína: 5g

Sabor: Húmedo y lechoso, el coco tiene un sabor dulce y con un toque a nuez.

Selección: Evite las frutas rajadas o con superficie húmeda.

Maduración: No es necesario

Producción de etileno: Ninguna

Etileno sensibilidad: Ninguna

Vida útil: No necesita refrigeración. Puede conservarse por dos semanas sin perder calidad.

Disponibilidad en Brooks: Todo el año

Orígen del producto Brooks: Reública Dominicana

Temperatura de almacenamiento: 65°F

Humedad de almacenamiento: 75% o menos